20.2.08

espejo

¿por qué hablamos de esto? ¿salió el tema, lo saqué yo?
que importa, te lo cuento, tal vez necesito que me escuches, ¿me escuchas?
hablo y te miro mirarme con los ojos bien abiertos y la expresión helada, y cuando ves que no me río empezás a entender.
mientras vamos hablando suavizas las preguntas, cambias tus palabras y pensás diecisiete veces lo que vas a decir.
te enojás y sentís bronca, hay muchas cosas que no entendés, y en un punto de la conversación, con un comentario o una frase, se te llenan los ojos de lágrimas, pero no llores. no llores porque si lloras yo no sé que hacer, me pongo nerviosa y me río. yo no lloro, yo te sigo contando porque sé que querés saber más, siempre querés saber algo distinto.
preguntame, si hay algo que no puedo contestarte habrá un silencio que no puedo evitar, pero no te preocupes, no pasa nada.
yo estoy acá, siempre, de este lado del espejo, es donde me tocó estar. yo te veo, te cuento y guardo tu reacción; las chicas se entristecen, los chicos endurecen los puños y los ojos se te llenan de impotencia, seas quien seas. pero dejame que te cuente, porque esta historia tiene un final feliz.

sopa de oro



vos me estás cocinando y yo dejo a un cliente en espera para acercarme a molestarte. el cliente quiere saber por qué no puede configurar el router y yo le digo "aguarde un momento en línea caballero. le quemo la sopa a celeste y estoy con usted" y me acerco a vos que estás revolviendo con la cuchara y estoy por desconcentrarte, huelo y soplo tu cuello sin que te des cuenta de que estoy atrás tuyo y cuando te das cuenta, meto mis manos por abajo de tu ropa y te exploro la piel, despacito (siempre despacito, pero no siempre) por abajo de tu remera en tu espalda, por abajo de tu remera en tu cuello, por abajo de tu pantalón, y cuando te querés dar vuelta para besarme te digo "no, que se te quema la sopa!!" y me voy corriendo a seguir leyendo pero vuelvo a cada rato a soplarte hasta que finalmente te dejo atraparme y agarrarme de las caderas y subirme de un solo esfuerzo a la mesada de la cocina y entre tu pantalón y mi ropa interior se baila una danza al ritmo de las burbujas de la sopa que se quema en el fuego como se queman mis dedos que te desnudan y tus dientes que muerden mis hombros y te abrazo con las piernas y me cargás hasta la alfombra y en la alfombra, james, hacemos el amor como si tuviésemos 15, como si tuviesemos 50, como si viviésemos juntos y como si hubiésemos hecho el amor desde siempre...


19.2.08

18.2.08

el amor es otra cosa



te veo llorar y te abrazo, no se me ocurre más que hacer

también te digo que ya se te va a pasar,
porque nadie se ha muerto por amor,
aunque no sirva mucho de consuelo,

y cuando llegamos a casa me siento en mi habitación e intento entender lo que veo,
porque
hay un punto álgido
en esta tu desgracia
que me moviliza y me desespera.

son las cosas que estás dispuesto a hacer por revivir una relación perdida,
y tu llanto que se sostiene sobre dos discursos que son una dicotomía:
no querés perderlo porque te hace bien
y para no perderlo te humillas
te humillas de formas horribles
que no te hacen bien
y el amor no es eso
no estoy segura de lo que sea el amor, pero sé que no es eso.
el amor es otra cosa.

yo te juro que ya se te va a pasar.

16.2.08

dos años


ayer se cumplieron dos años de morar en madrid, y el 14 fue el día de los enamorados. y ya que a todos se les da por regalar, yo quiero que me regales los ojos vírgenes con los que contemplé madrid entonces. regalame una nueva gran vía, un nuevo metro, una nueva cibeles, y los oídos que usé esos días para escuchar hablar a tanta gente nueva y rara. quiero las siete de la mañana a las que me despertaba sin alarma, el frío que no me importaba y las veces que me perdí y me volví a encontrar bajando por calles ínfimas y avenidas enormes. ahora que todo es común, regalame lo mejor que me podés regalar: quiero un madrid nuevo con vos adentro.

14.2.08


hace más de tres años me regalaste un libro sin conocerme, tu única intención era que me llegara así que quedaste con mi amiga y esa tarde ella me lo dio. en la dedicatoria escribiste para que la vida se te vuelva a hacer un abrazo, ¿te acordás de mi?
estoy casi segura de que te mandé un mail agradeciéndote, pero también estoy casi segura de que si así fue, el mail no reflejaba lo que ese libro realmente significó para mi. escribiste por el coraje y por la lucha, ¿te acordás?
tu libro, martín, es la materialización de 4 meses turbulentos, la vuelta a la línea de partida de un camino que no iba a volver a ser igual, el único recuerdo físico del reconocimiento y la prueba de que todavía existe el interés desinteresado, y eso es enorme.
le debo mis sonrisas y mi libertad de vida a personas increíbles que no se movieron de mi lado, pero estoy segura de que tu libro ayudó a que el futuro se fuera construyendo más gratamente.
y no se si alguna vez tendré la suerte de que te topes con esto, pero si tengo suerte quiero que sepas que cuando tengo que regalar un libro regalo uno igual al mío, al tuyo, que me las ingenio para mencionarte en la dedicatoria y que gracias. gracias, martín.




12.2.08

estás ?



me acuesto en la cama, apago las devastadoras dicroicas que iluminan mi habitación y prendo cinco velitas con olor a algo; me transporto volando hasta tu casa, me imagino que te espero volver de la reunión, que te acostás al lado mío y que querés robar el calor de mi cuerpo con tus piernas frías. escucho norah jones, vuelvo a los básicos, vuelvo a los 13. cuando me encerraba las siestas en mi habitación a cantar con voz desgarrada la nunca suficientemente bien ponderada "si tu no estás" y esperaba que mi mamá entrara por la puerta con cara de dormida y me hurgara la conciencia a voces de un "dos horas me acuesto ¿hay derecho?".
me enamoraba todas las semanas, me acuerdo de patricio. en una fiesta de 8 a 11 de la noche, mientras bailábamos lento, me puso ambas manos en el culo, sobre el pantalón amarillo que me había comprado bárbara, y yo no le dije nada. pasé por la puta de la fiesta, pero era pura inocencia. el romántico noviazgo con patricio duró una semana eterna, cortamos en la puerta de mi colegio y no me importó porque era feo, ¿qué diablos hago amándote?.
un año antes me había enamorado perdidamente de fernando, un chico dos años más grande que yo con el que compartía las tardes de verano en la pileta de la sociedad española y me tiraba los perros. nos pusimos "de novios" después de que me lo preguntara anotado en una agenda que llevaba a todas partes, y que todavía tengo. una tarde en la que nos sentamos todos a charlar en las reposeras de tiras de plástico amarillo, alguien preguntó "che, ¿y cuándo se van a dar un beso?" a lo que fernando respondió "ahora" y acto seguido me clavó un pico con sus enormes labios para irse corriendo
. ésta vez duramos dos semanas. tenía 12, me enamoraba perdidamene, lo más grande se hacía lo más pequeño.
ahora los enamoramientos me duran un poco más pero no son mucho más racionales que antes, y no me importa, hacen bien. no me importa no crecer, tratando de entender quién hizo un infierno el paraíso, mientras el corazón salta abajo de mi nueva teta chica de ganas de regalarte todas las letras de todas las canciones en las que te veo entrar a mi pieza y abrazarme hasta el cansancio, si no venís me quema el aire.
dejame dormir, pero dormí conmigo.
dale a mi nariz todos los primeros besos que quieras, pero dormí conmigo.
bailemos in transit
fumemos porros sentimentales
veamos el futuro desde tu ventana
y cicatrizemos 12 mil kilómetros de océano
pero vení
a dormir
conmigo.




8.2.08

hidratos...

"¿vas a cenar arroz ?" me pregunta agustín, y me mira como me imagino que miraría sodomizar una gallina. "hidratos de carbono a la noche no" me dice. se queda parado al lado mío cortando lechuga y me vigila hasta evitar el sacrilegio, hasta que vuelvo a guardar la bolsa en su lugar. "quiero comer arroz " le digo casi pidiéndole permiso, pero agustín no me deja.
le dije que quería cuidarme con las comidas y me dijo "es simple, tía, no comas hidratos de carbono después de las tres de la tarde y ya está". "ah, re simple", pensé en un tierno brote de ignorancia, así que llegué a casa y googleé "comida hidratos carbono".
en la página de la clínica universitaria universidad de navarra (los españoles a veces redundan un poco) (les encanta decir "subir arriba"), encontré una hermosa tabla ilustrativa con todos aquellos alimentos que contienen hidratos de carbono y ahí me cayó la ficha: es lógico que si no comes hidratos de carbono después de las tres de la tarde no engordes porque TODO tiene hidratos de carbono y entonces lo que podes comer después de las tres de la tarde se reduce, básicamente, a nada.
azúcar, arroz, pastas, harina de trigo, cereales de desayuno, miel, galletas, dátiles, pasas, mermelada, papasfritas, bombones, maíz, chocolate, pan, turrones, helados, pizza, hasta el puto ketchup se jacta de sus hidratos de carbono. y entonces ¿qué como? ¿atún? ¿hojas de parra? o mejor hago cocina fusión y envuelvo el atún en las hojas de parra; me cago de hambre pero por lo menos innovo y en una de esas hasta me contratan en el bulli ...

7.2.08

paisajes habituales




te pido con señales que me toques con tu boca, cuanto menos se encuentran tus labios con mi piel más busco encontrarte y lo evitas hasta el final, intentando respirarme cerca. hay un beso, una forma de abrir tu boca y retorcer tus labios sobre mis piernas que se cruza como una tentación en cualquier momento; te busco en un rincón y nos imagino en lugares en los que nos podríamos haber cruzado en cualquiera de esos cuarenta y cinco días, no aprendo a manejar la máquina mental que vuela cuando se trata de imaginarte y florecer cuando respirás en mi espalda, cuando masticamos los mismos pensamientos. pienso en tu boca y se enciende una imágen: hay una esquina, en una de las habitaciones de esa casa que es el ojo, en la que nos imagino. estás de espalda a la pared y yo me apoyo en vos, de espaldas a tu pecho, tal vez porque me gusta que te guste mi espalda. la gente pasa y nosotros estamos ahí y hacemos con el tiempo lo que queremos, nadie nos ve, ¿nos ves?
y de repente ahora, en mi mente florecida, la pared es de piedra, los besos prometidos ya no son palabras y mientras me mirás desvestirme para vos, yo te pido que no me despiertes.





2.2.08

oh... otro video lindo...

medidas de tiempo

tres horas, veinte minutos, un día, un segundo y medio; cualquier medida de tiempo que te implique es desesperante y eterna, eterna y no se pasa nunca, no se pasa, te lo juro. te juraría tantas cosas, te diría tantas cosas... te imagino acostado en mi cama, sentado en una silla abajo mío, entre mis piernas sentada en la mesada de la cocina, contra la pared, contra cada pared y cada puerta y cada puto poste de luz, vos entre yo y lo que sea, lo que sea que te sostenga y te mantenga firme contra mí. cuando pienso en estas cosas, algún tipo de complot explosivo se maneja ahí abajo entre mis piernas...

1.2.08

no me hagas esto...

31.1.08

no hay más días comunes

respiro, hoy respiro,
el gris es más claro y los dolores más simples.
reflejate en mí, mirame
decime de donde venís.
hablame un rato más,
estás demasiado cerca
pero no te vayas...

(perdón, es el día, la hora...)

30.1.08


el siguiente estudio se publica tras la ardua tarea de entrevistar a cientos de mujeres con inquietudes sorprendentemente similares. esto no es un simple post. es un posible tratado de paz.


esas lamentables cosas que hacen algunos hombres durante el coito:


  • darte besitos chiquitos, como piquitos (sin la más mínima utilización de la lengua), en todo el cuerpo (me pregunto que tan sensual lo pueden encontrar);
  • tocarte las tetas como si estuviesen amasando una pizza, como si fuese la última vez que tocan una teta;
  • meter la mano, automáticamente después del segundo beso más o menos hot, esquivando pantalón, ropa interior y afines, y dirigirse a tocar el clítoris como si fuese el botón de la batidora, o meterte los dedos hasta los pulmones como si se les hubiese perdido algo;
  • dar por asumido que el 69 está buenísimo y que todas nos morimos por hacerlo;
  • empujarte la cabeza cuando estás concentrada dando placer (conozco mis límites y si no voy más allá es porque pretendo no vomitártela, subnormal!!);
  • morderte los pezones como si fuesen ese pedazo de vacío que quedó en la heladera del asado del domingo (¡¡duele!!);
  • meterte la lengua hasta el fondo de la oreja (¡no es erótico por dios! );
  • por último, en resumen (y encontrado en gran cantidad de escenarios): asumir que una está caliente porque él lo está (lo siento, darling, te estás equivocando).

29.1.08

tarot


tuve una semana espantosa. uno de cada un día fue horrible, fúnebre, gris. mi habitación fúnebre, mis pesadillas grises; lo que me pasa saca lo peor que hay en mí y renace mi más horrible enemigo.
una vez, un tipo que iba a tomar whisky a rita me dijo que me tiraba las cartas, del tarot, y como no tenía nada que hacer le dije "dale" pero yo no creo en esas cosas. entre esas cosas me acuerdo de una sola. lo primero que me dijo el pseudo tarotista fue una frase, una sola pregunta. "¿sabías que sos tu peor enemiga?" me dijo. le abrí grande los ojos y no supe muy bien que responderle, no recuerdo mi respuesta porque mi respuesta no fue importante. el tipo del whisky me dijo que soy mi peor enemiga. "puede ser", creo, que le dije. ninguno de los terapeutas por los que pasé me lo habían puesto tan claro. ahora predico el descubrimiento con la misma certeza con la que aseguro que hay que levantar las patas de la cama para reactivar la circulación de las piernas.
ahora que lo sé, me declaro la guerra. muero por vivir en nueva york, tener el pelo dos veces más largo y dejar de atacar mi propio frente de batalla.

28.1.08

precisa


estas por escribir lo que yo escribo
y así nos pasamos toda la tarde,
y algunas otras noches.
noches para mí, algunas para vos también.

preciso porque sé que te gusta
y me gusta gustar,
me gusta gustarte.
el ego tiene razones
que no entiende de modales,
el mío y el tuyo también.

ego diván, ego ventana,
ego preciso de futuro y de bailes mentales,
de sábados románticos,
de montmartre en bicicleta.

oh, no entiendas nada y entendé todo,
pero antes decime qué hace una cuando te vas,
mientras yo te digo a donde voy cuando me voy.

27.1.08

around the world, around the wooorld

uno de los mejores videos de Gondry

25.1.08

casa

entro por la puerta de tu casa blanco y negro y me acuesto en tu cama. me acuesto en tu cama de espaldas a la puerta, de frente a la pared y lloro porque tu casa está vacía. lloro porque yo estoy vacía. lloro porque necesito paz.
me encontrás dormida, en tu casa, en tu cama. me asusto y te abrazo como necesito que me abraces, con todo ese francés de fondo, con tanta prisa y tan poca moderación, a mi tampoco me hace falta...

23.1.08

cuando vengas esta noche a darme un beso
el último
dejame un poco de paz al lado de la almohada
también
y si abro los ojos y no te reconozco
no te asustes
esas
cosas
pasan.

22.1.08

leyah



tengo tres minutos antes de irme a dormir y quiero contarles que leyah es bella. en su plenitud y abundancia, en el baño de luz que empapa la cara de esos padres que no dejan de mirarla, en la plenitud que refleja en mi. los tres, alrededor suyo, no podemos dejar de mirarla porque mirar a leyah es todo. con su nombre de princesa consigue hacer brillar los platos de la cocina y los espejos del salón, inunda la casa de paz y llena de luz la vida.
el momento culmine del sábado lo protagonizan ellas. mi amiga abraza ese pedacito tan ínfimo de vida que es su hija y conversan un rato. sarah le dice en francés cosas que no entendí pero que seguro eran bellas, porque sarah y leyah son bellas...

video

20.1.08

sabes que me pasó con bocanada ?

me lo habían pasado y no paraba de escucharlo, bocanada es un disco que se mete por los poros, gustavo se mete en el cuerpo y sacude de forma violenta, entonces yo escuchaba bocanada incesantemente.
una noche en mi casa, sola, alguien me prestó el original y yo lo puse en el equipo y me acosté en el piso, llovía mucho y las luces estaban apagadas porque atravesaba un momento de mi vida en el que consideraba que la oscuridad me confería paz, y no prendía la luz. tirada en el piso con la cabeza al borde de la puerta del balcón, escuchaba mi bocanada viendo el mundo al revés, cuando después de aquí y ahora (y después), donde terminaba MI bocanada, comenzó una canción que, pensé primero, no era del disco, y balsa sonaba y yo no entendía, y la lluvia irrumpía con la paz de esos animales que habitan entre edificios y chillan como pajaritos pero son murciélagos y mientras balsa se terminaba y me modificaba, comenzaba alma y veía los murciélagos pasar desaforados abajo de la lluvia, y el cielo era rosa y ahí me morí. ahora estoy muerta, de hecho, y cada vez que vuelvo a escuchar bocanada me acuerdo de que yo conocía un disco que después fue más de lo que ya era y que ahora es lo mejor y lo mejor que se puede filtrar por mis poros. eso me pasó con bocanada.



18.1.08

atrás de la puerta del baño



esa noche me fui de ahí, yo sola. perfectamente vestida, con mi cartera intacta y mis stilettos negros, esa noche me fui corriendo, sola. diez minutos después de pensar que mi vida llegaba hasta ahí, hasta el baldío de los molinos minetti, hasta la basura acumulada y las manos grandes, hasta los 21. recuerdo dos minutos parada en el medio de la ruta veinte con esos jeans que ya no tengo (de lo que tenía esa noche ya no tengo nada). parada, sola, a la una y media de la mañana en el medio del asfalto, dos eternos minutos. le pedí al taxista que me llevara a chacabuco y oro, me costaba hablar pero le pedí que me llevara a chacabuco y oro y no recuerdo como le pagué ni del trayecto en ascensor. cuando me paré en el living frente a los vasos de fernet y los juegos de mesa que me estaban esperando, no pude hablar y me encerré en el baño. "jaja se está meando" escuché primero y "para, boluda, que me parece que estaba llorando" después. me senté atrás de la puerta sin entender nada, con la cabeza llena de un ruido horrible, como si un millón de voces distintas sonaran con una fuerza desordenada entre una sien y otra, y lo único que pedía en silencio era que alguien entrara al baño, que alguien se sentara delante mío y me escuchara escupir todo eso con lo que no podía lidiar sola ni un segundo más.
la gorda entró al baño, fue la primera, la gorda sabe todo. me vio llorar en ese momento en el que mi mundo se caía a pedazos y la escuché hacerme preguntas que nadie nos va a responder. nadie va a recuperar ese último momento en el que yo era simplemente la ro y ella era simplemente la gorda, antes de atrás de la puerta del baño, antes de la central de policía y la humillación. nadie me va a devolver el momento en el que tendría que haber decidido salir quince minutos antes de casa, o quince minutos después.
atrás de la puerta, le conté y la gorda lloró conmigo lo que yo no podía llorar por mi. después siguió lo que siguió pero yo tengo ese momento en el que mi amiga lloraba conmigo lo que no me alcanzaban los ojos para llorar a mi.

16.1.08

encuentros cercanos de todos los tipos

hoy, mucha gente loca en el metro:

frente a mi, un gordo de pelo blanco y mirada penetrante que no me sacaba los ojos de encima a pesar de que yo miraba para otro lado; cuando lo volvía a mirar me seguía mirando sin piedad y sin pausas, como esperando algo (que no obtuvo, claro está). así me tuvo un rato, hasta se sacaba las gafas y las limpiaba para mirar mejor (o intimidarme más).
a tres metros a su derecha, conversaba con otros dos una chica que cada vez que una palabra de sus mismas frases le sonaba a una canción, cantaba esa parte de la canción a los gritos. resta advertir que me parece le habían robado algunos caramelos del tarro.
a dos metros a la izquierda del gordo mirón iba parado de espaldas a nosotros un tipo que se iba quejando de españa y de la gente a la que le gusta españa y que cuando la voz metálica de los parlantes anunciaba la parada que venía, él la repetía en voz bastante alta: "próxima estación: cuatro caminos; correspondencia con... líneas dos y seis. ahora dilo en inglés, no? ya que somos tan internacionales... me cago en dios". me atreví a bajarme del vagón por la puerta de al lado suyo para verle la cara y no parecía perturbado.
de vuelta a casa en el andén de la línea 2 me encontré con algo que me hizo pensar que bishop tal vez no está muerto y juro por snoopy que pasé miedo. le faltaba una mano, tenía la piel pálida, cerea y llena de moretones y el pelo cortado con el mismo desgano con el que le habían cosido todos los cortes que tenía en la cara y en las partes del cuerpo que se llegaban a ver. la cabeza también cortada, la ropa hecha harapos, caminaba tambaleándose y tanto yo como las otras 11 personas que esperábamos el metro no conseguíamos sacarle los ojos de encima, porque en cualquier momento podía perder la estabilidad y caer a las vías, de donde parecía venir. no repetí la osadía que tuve con el anti españolista y me subí en otro vagón.
en ese vagón, compartí viaje con un hombre de campera roja y aspecto decente que se reía, solo. se tapaba la boca, se mordía el labio inferior y movía la cabeza hacia los lados como riéndose de sí mismo, como enamorado, y en un par de ocasiones hasta escuché carcajadas.

de todos los locos de hoy, el que más me gustó fue este hombre que viajaba solo, en el mismo vagón que la chica de los caramelos, el de la mirada penetrante y el loco de la guerra española. es el único al que me atreví a filmar porque supe que no se enteraría, a pesar de los breves 45 cm. que nos separaban.


video



15.1.08

cronica de unas tetas operadas (part three)

FACTS:

  1. todas las remeras me quedan, en promedio, un 97% mejor que antes (hay un 3% que ya no me entra)
  2. los corpiños me quedarían un 97% mejor que antes si no fuera porque ya no los uso
  3. el hecho de gustarme frente al espejo se refleja en la actitud, y eso (especialmente en la cama) es algo que el dinero no puede comprar
  4. my gay friends están más contentos que yo (and that´s a real fact!!)
  5. si esos hombres que aseguran que lo primero que miran en una mujer son las manos o los ojos, si esos hombres existen, que se reporten urgente para salvar la dignidad de su género porque estoy a un paso de declararlos a todos (sin excepción) una manga de babosos
  6. nunca pensé que me dejaría tocar las tetas por tanta gente
  7. fe de erratas: el .3 es pura patraña, sin dinero no hay tetas !

12.1.08

24 hour party people


voy en el segundo asiento comenzando por la izquierda pero si se mira el tren desde atras mío; debo tener muy mal aspecto.
en el primer asiento, en el asiento de al lado, una señora lleva abierto el nuevo testamento en corintios pero no lo lee, mira alrededor. recupera, eventualmente, la concentración en las hojitas, pero al tercer intento de sus ojos por seguir los renglones, vuelve a levantar la vista y la pasea por el tren, como buscando algo. parece mentira que nos haya tocado sentarnos juntas, y yo debo tener muy mal aspecto.
las piernas, a esta altura, me pasan factura de lo poco que parezco quererlas. bailando desde la hora del té, a la 1 de la mañana ya quiero prender fuego las botas y hundirme en cualquier sillón, pero my personal papa noel me despoja de excusas al regalarme la incosteable entrada a la tercer y última fiesta del día y no puedo rechazar un regalo; asumo, entonces, que lo que parecía ir terminando va solo por la mitad (es año nuevo, dicen, y yo no me resisto).
en una eventualidad cualquiera, el cansancio sería motivo suficiente para no seguir, pero esta noche hay muchas formas de palear el agotamiento. formas que, aparte, son bienvenidas. la sensación de empatía que flota en el aire, empalagosa pero buscada, ya de por sí se transforma en un elíxir irresistible. el resto viene solo, nada se hacer esperar.
jose besa el dosificador y me lo entrega en reverencia, con una sonrisa; le devuelvo una mueca graciosa que le encanta festejarme y le cambio el regalo por un beso. unos minutos después, las piernas se aflojan y ya tengo menos ganas de sacarme las botas, la música suena bien. según se va repitiendo el ritual, el dolor de piernas, el cansancio y la imágen deseada de mi cama se desvanecen en una nube difusa de luces y caras que me llenan el cuerpo de ganas de bailar sin parar, y eso hago: bailo, sin parar. no solo no me iría a dormir, ahora, sino que me resistiría rotundamente a hacerlo.
la música se mete por mi piel y me lleva a lugares a los que siempre me gusta volver, me hace flotar; esta noche la estrella soy yo. resucitan y vuelven sensaciones de hace un par de horas y ahora también sonrío, floto sonriendo. así, por horas. cada tanto me paro en seco y trato de focalizar, me busco, y cuando (en medio de la vorágine y los delirios estacionales) me encuentro, vuelvo y sigo. todos somos mejores, hermosos y brillantes, brillamos y bailamos como nadie; me cuesta pensar que se pueda ser tan feliz.
debo tener muy mal aspecto, ahora, pero me guardo las reflexiones para la vuelta a casa. ahora no me importa.


10.1.08

.el video más lindo del mundo.

minuto 2.22, la expresión de fiona no tiene precio...

9.1.08

...

juego a que tus manos son las mías, me toco con tus manos.
juego con mi voz, me convenzo de que es la tuya,
y me hablo como sé que me hablarías
si me vieras tocarme con tus manos.

7.1.08

i hate the ocean

ya leí tantas veces
tantos poemas
tantas canciones
tantas cartas
-muchas mías-
cargadas
cargadísimas
de sentimientos...
me parece que lo que quiero decirte
realmente puede
no connotar
como debería...
pienso
que debería inventar
un alfabeto nuevo
una lengua mejor
pero,
a ver,
hacé el esfuerzo.
pensá,
por favor,
sentilo:
no
hay
nadie
en
este
mundo
con
quien
quisiera
estar
ahora
más
que
con
vos.